Anestesia

Anestesia - Dr Marco Romeo

Cirugía sin dolor

La anestesia permite realizar la cirugía sin dolor en un estado de inconsciencia completa (anestesia general), parcial (sedación) o despierto (anestesia local o locoregional).

La elección de un determinado tipo de anestesia depende de la clase de cirugía y de la opinión experta del anestesista durante la consulta preoperatoria, donde el estado de salud del paciente será evaluado cuidadosamente.

Anestesia general

Durante la anestesia general, su cuerpo se encontrará en condiciones similares a un sueño muy profundo producido por la inyección intravenosa de drogas y/o por la aspiración de gases anestésicos. Por razones prácticas y de seguridad sólo se puede realizar en quirófano, no en una consulta, por ejemplo.

Riesgos y secuelas de la anestesia general

Los avances en las técnicas y nuevos medicamentos han reducido el riesgo de complicaciones o de experiencias desagradables, tales como las náuseas o el vómito. Sin embargo, cada paciente es instruido para observar unas reglas estrictas de comportamiento antes de la cirugía, como el ayuno para evitar la aspiración de alimentos en los pulmones. La introducción de un tubo de respiración en la tráquea (intubación) o en la garganta (mascarilla laríngea) para permitir la respiración durante la anestesia puede causar posteriores molestias en la garganta o ronquera temporal. Si tiene prótesis dental o patologías en la boca deberá comunicarlo al anestesista para evitar rotura de los dientes o cualquier daño posible durante la intubación.

A veces, después de un tiempo de cirugía prolongado, ciertos nervios pueden quedar comprimidos y dar lugar a entumecimiento o, en casos excepcionales, a parálisis parcial de las extremidades. En la mayoría de las ocasiones, el entumecimiento (parestesia) desaparece en unos pocos días. Para evitar esto tipo de problema, su cuerpo estará bien acolchado durante toda la intervención. Una amnesia temporal o una disminución en la capacidad de concentración pueden padecerse durante unas pocas horas después de la anestesia. Complicaciones potencialmente mortales impredecibles tales como una reacción alérgica grave, insuficiencia cardíaca, embolia pulmonar o la asfixia son extremadamente raras (ocurren en 1 de cada 250.000 personas).

Anestesia locoregional

La anestesia locoregional utiliza varias técnicas para asegurarse de dormir sólo la parte de su cuerpo en la cual se realizará la operación. Funciona mediante el bloqueo de los nervios tras la inyección de un anestésico local. Durante la anestesia local, usted está despierto pudiendo hablar con el equipo y al término de la intervención volverá de nuevo a su habitación o a su domicilio en breve.

Riesgos y complicaciones de la anestesia locoregional

Puede producirse dolor de cabeza después de una anestesia epidural. La parálisis temporal de la vejiga puede requerir la colocación temporal de un catéter urinario. En función de las combinaciones de medicamentos que se utilicen, puede aparecer amnesia temporal o una disminución en la capacidad de concentración durante unas horas tras la anestesia. Las complicaciones más graves, como convulsiones, insuficiencia cardíaca, parálisis permanente o temporal, pérdida de la sensibilidad son extremadamente raras. Estos síntomas han sido descritos en muy pocos casos, mientras que cientos de miles de operaciones con anestesia de este tipo se realizan cada año.

Sedación

La sedación es una técnica que combina anestesia general y local. Consiste en la inyección de un relajante para ayudarle a dormir mientras la anestesia local elimina el dolor con una dosis más pequeña que sólo con anestesia local pura. Está indicada cuando la anestesia local no es suficiente o tóxica si se inyecta en grandes cantidades, o simplemente se siente ansioso y no quiere estar consciente durante la operación.